Usamos cookie.

Más detalles

Creación de una empresa en España

⏰ 9 min de lectura
img



El contenido


La idea de registrar negocios en España atrae cada vez más a los extranjeros. Algunos de ellos quieren desarrollar su idea desde cero, y algunos piensan en escalar o relocalizar el negocio desde otro estado. Por un lado, hoy se puede hacerlo en un par de clics. Pero por otro lado, no es tan fácil como parece. En el artículo contamos a qué prestar atención a la hora de abrir una empresa en España.

¿Por qué para los negocios vale la pena elegir España?

La elección de la jurisdicción de la empresa depende principalmente de que tan rentable que sería hacer negocios en el país y de que ventajas hay para el empresario. En este sentido, España es especialmente atractiva - sugerimos considerar sus principales ventajas al iniciar su negocio.

Ubicación geográfica. El reino español es un estado con una ubicación conveniente en cuanto a comercio exterior - entre Europa y África. Además, también es un puente entre Europa y América Latina. Para un empresario, que tiene previsto trabajar con estas regiones, los territorios españoles son el lugar perfecto. Al registrar una empresa en España, el propietario podrá realizar actividades comerciales sin impedimentos y en el territorio de la UE. También, si sus productos ya han sido importados a uno de los países de la Unión Europea, será posible transportarlos para su venta a cualquier otro estado de Europa sin formalizar documentos adicionales.

Infraestructura desarrollada. España es un país europeo desarrollado. Se distingue por tecnología innovadora, buena atención médica, apoyo social de alta calidad y alto nivel de seguridad. En un mercado así, es más fácil no solo encontrar a sus clientes potenciales, sino también implementar un plan de negocios.

Préstamos para negocios. Las leyes españolas permiten la emisión de dinero en fianza a los no residentes. Sin embargo, los bancos suelen imponer requisitos más elevados a los extranjeros. Si decide solicitar un préstamo para luego invertir dinero en el negocio, tendrá que convencer a los prestamistas. Se requerirán las pruebas de que el plan de negocios es relevante y rentable. En Europa es posible abrir una empresa, aunque no tenga suficiente dinero para realizar el proyecto por completo, porque existe la posibilidad de obtener un préstamo preferencial en uno de los bancos de la UE.

Obtención de un permiso de residencia. Al registrar un negocio, puede tener la oportunidad de obtener un permiso de residencia gracias a la visa de empresario. Sus titulares pueden ser extranjeros, así como sus familiares, que planean abrir un negocio en España e invertir en la economía del país. Para ello, el proyecto empresarial debe ser económicamente interesante para el Estado. El emprendedor que reivindica un permiso de residencia no solo necesita abrir una empresa prometedora, sino demostrar su contribución a la economía española y el componente social de este proyecto.

Beneficios fiscales. El sistema fiscal español puede asustar a un nuevo empresario. No es fácil de entender para un extranjero acostumbrado a otro modelo fiscal en su país: surgen preguntas sobre cuándo y cuánto hay que pagar, y toda la comunicación tiene que realizarse en español. Pero, a pesar de estas dificultades, el empresario tiene incentivos fiscales que puede aplicar a su actividad para reducir los pagos. Por ejemplo, las nuevas empresas pueden obtener beneficios durante los dos primeros años de actividad. Las empresas extranjeras operan con un esquema fiscal especial, que también proporciona la devolución del IVA. Lea más sobre el sistema fiscal en un artículo en nuestro sitio web.

officework

Cómo se realiza el registro: etapas principales

El empresario que pone en marcha un negocio debe entender en qué consiste el procedimiento. Toma de una semana a un mes y consta de varias etapas:

  1. Selección del tipo de empresa. Que elegir: Sociedad Limitada o Sociedad Anónoma decide el empresario. Los tipos de estructuras de negocios veremos más adelante en el artículo.
  2. Inscripción del nombre en el Registro Mercantil. Recibirá un certificado que acredite que no existe otra entidad con el mismo nombre.
  3. Abrir una cuenta en el banco. Será necesario depositar el capital registrado y luego obtener el certificado de disponibilidad de la cuenta bancaria.
  4. Registro de los estatutos de la empresa. Puede ponerse en contacto con el Punto de Atención al Emprendedor (PAE), pero entonces no tendrá la opción de modificar este documento. En lugar del PAE, se puede acudir a un notario -es más caro y prolongado-, pero en ese caso será posible ultimar los estatutos.
  5. El recibo de CIF es el número de identificación fiscal de la empresa. Las transacciones comerciales (incluidos los pagos de impuestos) se realizan únicamente con el CIF.
    Si usted es un fundador no residente, necesita obtener un NIE. Las personas físicas deben rellenar un formulario en la policía, las personas jurídicas deben poner en marcha una sucursal o representación.
  6. Registro de la empresa en la agencia tributaria. El empresario debe avisar la agencia tributaria sobre el inicio de su actividad y pagar el impuesto.
  7. Licencias. Si está iniciando un negocio que requiere licencias (por ejemplo, un catering o una clínica veterinaria), entonces debe ponerse en contacto con las autoridades locales.
  8. Asistencia al Fondo de Seguridad Social. En esta etapa, es necesario inscribirse en el fondo si la empresa cuenta con empleados contratados.

La apertura de una empresa puede ser difícil para un extranjero: hay que entender los matices legales del nuevo país, entender qué paquete de documentos es necesario para cada instancia y cómo construir un negocio para que sea rentable. Todo esto se complica también por el hecho de que el empresario pueda desconocer el idioma español en el que tendrá que comunicarse con las organizaciones gubernamentales.


laduchi logo
Recomendamos contactar con profesionales que ayuden tanto a iniciar un negocio desde cero como a escalar la empresa en España. Los expertos de Laduchi Consult ayudan a trasladar el negocio existente, a adaptarlo al mercado español o a concretar desde cero su proyecto. También le ayudaremos a elegir la jurisdicción correcta para abrir un negocio y optimizar la carga fiscal. Lea más sobre nuestros servicios en el enlace.

Estructuras de negocio para iniciar un negocio

Los modelos de negocio son varios: desde el emprendimiento individual, el «autoempleo» (Autónomo) hasta la Sucursal de una empresa extranjera (Apertura de una sucursal). Sugerimos prestar atención a los más básicos.

La Sociedad Anónima - SA. Se trata de grandes empresas con capital social que se pueden cotizarse en Bolsa. Para crearlas se necesita al menos un fundador y un capital mínimo de 60.000 euros. La empresa también debe inscribirse en el Registro Mercantil.

Sociedad de Responsabilidad Limitada - SL o SRL. Este es el tipo de estructura empresarial más común. Generalmente está diseñado para pequeñas, medianas y familiares empresas. SL se puede crear con un capital mínimo de 3.000 euros si hay al menos un fundador. El futuro de la entidad está en manos de los accionistas, son ellos quienes toman las principales decisiones. Este tipo de empresas tienen reglas y requisitos más flexibles que SA. Si en los fundadores de Sociedad Limitada incluyen una sola persona, este tipo de impresa se llama unipersonal, Sociedad Limitada Unipersonal.

Sucursal (Apertura de una sucursal). Es una sucursal de una organización que está registrada en otro Estado. La sucursal será, desde el punto de vista jurídico, una filial frente a la sociedad matriz. Cabe mencionar que la sucursal no es una persona jurídica, y en este caso no hay capital social mínimo.

Qué estructura empresarial elegir, decide el propio empresario teniendo en cuenta los objetivos y necesidades de la empresa, así como el presupuesto y los planes de futuro. Para averiguar qué es lo mejor en su caso, le recomendamos que lea nuestro artículo.

Criterios mínimos de admisibilidad

Si va a abrir un negocio, debe entender que debe cumplir ciertos requisitos. Hablemos de criterios mínimos sin los que no se puede entrar en el mercado español.

Residencia. Un extranjero puede poner en marcha una empresa española y poseerla. Pero el líder de la empresa debe ser un residente o un ciudadano del país.

Dirección legal. La entidad registrada debe tener una dirección legal española.

Cumplimiento de legislación empresarial. La empresa debe cumplir con la normativa española y no debe vulnerar los derechos de otros empresarios y ciudadanos en general.

Tener los documentos necesarios. Al abrir una empresa, es necesario contar con los documentos y permisos pertinentes, incluyendo NIE (Número de Identidad de Extranjero), cuenta bancaria, estatutos de la entidad, número fiscal, lo que hemos comentado anteriormente.

La suficiencia de los recursos financieros. Iniciar y mantener un negocio requiere capital suficiente. Inicialmente, el propietario de la empresa tendrá que depositar una determinada cantidad que, como explicamos en la sección anterior, depende de la forma legal. La aportación mínima es de 3.000 euros, sin embargo, hoy en día la ley de registro de empresas permite crear sociedades sin inversión física de capital, pero bajo la responsabilidad personal de los fundadores. No es el caso de Sociedad Anónima, en cuyo caso la entidad deberá contar con un capital de 60.000 euros. De esta cantidad, el 25% debe pagarse en el momento del registro.

Ausencia de trabas legislativas en el empresario. Si un empresario extranjero tiene antecedentes penales o problemas con las autoridades migratorias, esto puede convertirse en un obstáculo para el procedimiento.

Número de accionistas y directores. Por ejemplo, en las sociedades de responsabilidad limitada hay varios tipos de órganos de dirección:

  • administrador único que administra completamente la organización
  • varios directores iguales que pueden tomar decisiones independientes
  • dos o más administradores conjuntos que dirigen la empresa, según sus estatutos
  • la junta directiva es un grupo de un mínimo de tres personas que son responsables de las decisiones estratégicas.

Más información sobre los órganos de dirección en SL hemos contado en el artículo.

En general, para poner en marcha un negocio es necesario cumplir con la legislación del país, contar con los documentos y permisos necesarios, contar con recursos financieros suficientes y poder competir.

Hoy en día es posible abrir una empresa de forma remota, sin la presencia del cliente en el país. Recopilaremos un paquete completo de documentos para registrar y realizar negocios por usted y lo verificaremos desde el punto de vista legal.

documents on the table

Impuestos y negocios en España

En el Reino de España hay varios tipos de impuestos que cobran a las empresas. Si va a registrar una empresa en este país, conozca los principales de ellos.

El Impuesto al Valor Agregado (IVA) es un impuesto general sobre las ventas que se cobra a los productos y servicios que presta un negocio. Las tasas de IVA pueden variar entre el 4% y el 21%, y en algunos casos se anulan por completo, dependiendo del producto o servicio. Por ejemplo, las tasas cero se aplican a los servicios médicos públicos, la educación, los seguros y la asistencia social. La tasa reducida del 10% se aplica a ciertas categorías, incluyendo alimentos, libros, hoteles y servicios de transporte. La tasa del 4% se aplica, por ejemplo, a medicamentos, productos para niños, periódicos y revistas. La tasa también se ve afectada por la región donde está registrada la empresa, ya que las autoridades locales fijan sus dimensiones impositivas.

Impuesto sobre Sociedades es un impuesto sobre la renta. El importe del impuesto es del 25%, pero también depende de una serie de factores: la estructura empresarial, la región en la que está registrada. Por ejemplo, para los nuevos negocios en los dos primeros años de SL, este impuesto será igual a 15% para los primeros 300 mil euros. Por lo tanto, la tasa puede cambiar.

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. El impuesto se cobra a las personas físicas que obtienen ingresos en España. Pueden ser trabajadores, empresarios u otras personas físicas. En el caso de los trabajadores, el impuesto se retiene de sus salarios. Si una persona obtiene ingresos de una actividad empresarial, paga un impuesto sobre sus ingresos por su cuenta, segun su propia base imponible. Los socios comerciales no pueden pagar un impuesto sobre la renta de las personas físicas por otras personas físicas. El tamaño de este impuesto difiere notablemente de una región a otra, esto se ve en el gráfico:

Impuesto sobre Bienes Inmuebles - impuesto sobre la Propiedad Inmobiliaria. Si cuesta más de 700.000 €, entonces hay que pagar un impuesto de lujo.

No es una lista exhaustiva, pero como se puede ver, las tasas y tipos de impuestos dependen de muchas características, por lo que el importe final de los pagos se calcula individualmente.

La conclusión

Abrir un negocio en el extranjero es un proceso que puede parecer difícil para un extranjero. Hay que tener en cuenta los matices fiscales, entender cómo funciona el sistema organizativo y jurídico de otro país. Sumergirse en esta cuestión por su cuenta, sin conocer los detalles, lleva mucho tiempo, y no garantiza un resultado exitoso. Para evitar errores, vale la pena acudir a expertos que posean la información completa. Los e[pertos de Laduchi Consult entienden a los clientes a nivel mental y trabajan con ellos en todas las fases, desde la elaboración de un plan de negocio hasta el lanzamiento del producto al mercado español.

Tenga en cuenta que todos los contenidos en este sitio web están preparados para uso exclusivamente informativo. Estos datos no son ni sustituyen al asesoramiento financiero, jurídico o fiscal profesional. La información es de carácter general y no tiene en cuenta sus circunstancias personales. En cada caso personal les aconsejamos buscar siempre asesoramiento de profesionales autorizados: asesores financieros, contadores y abogados.





Artículos relacionados